CÓMO ENSEÑAR A LEER A UN BEBÉ

Ensenar a leer a un bebé no sólo es posible, además es una aventura fascinante y llena de alegrías y satisfacciones.

¿POR QUÉ ES POSIBLE?

Hay dos elementos que se necesitan para leer texto. El cerebro y la ventana de la visión conectada a él.

  1. La investigación científica indica que los bebés tienen una gran capacidad de aprendizaje por la plasticidad de su cerebro. Cien mil millones de neuronas queriendo conectarse entre sí y cada una de ellas con la posibilidad de hacer 15.000 conexiones. Aprender es lo natural, no requiere esfuerzo.
  2. A partir de los 8 meses de vida, ya la visión de los niños ha logrado su madurez y perciben los colores y las formas claramente.

Leer no requiere esfuerzo físico; por eso es posible que los bebés puedan aprender y es más fácil para ellos, porque su cerebro desea conectarse rápidamente y cada estímulo recibido es aprovechado para formar las estructuras neurológicas en las que se soportará el aprendizaje futuro. Si leer hace parte de las estructuras básicas, será un hábito natural.

Lo más fascinante es que a medida que van creciendo, ese hábito les va creando una cultura extraordinaria y por eso son niños muy cultos.

¿CÓMO ENSEÑAR A LEER A UN BEBÉ?

Se empieza usando palabras y frases. En ningún caso conviene usar letras o sílabas.

Se usan palabras conocidas por los niños. Las que ha estado escuchando reiteradamente desde que nació.

Eso permite que para el niño leer sea una actividad comunicativa. Así la lectura nace comprensiva desde un comienzo.

Se usan textos impresos en tarjetas (palabras y frases), las cuales se muestran al niño varias veces al día.

Cada semana se usa un grupo de tarjetas diferente.

Los adultos muestran las palabras y se las leen con buena pronunciación, ellos sólo las ven y las escuchan. La magia se va dando en sus cerebros. Cuando empiezan a hablar es como si hubieran nacido sabiendo leer.

¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE ENSEÑAR A LEER A UN BEBÉ?

No pierda la oportunidad de desarrollar una habilidad tan necesaria para sus hijos.

Los bebés aprenden más fácil a temprana edad. No tiene que evaluar, sólo estimular con las tarjetas. Los niños aprenden automaticamente así como aprendieron a hablar.

Un bebé no pregunta si leer es fácil o difícil. Él sólo aprende.

Se requiere menos tiempo para que su hijo aprenda a leer.

Si aprende a temprana edad, crecerá con el hábito natural de leer.

Construirá conocimiento de mejor calidad que el que obtiene de la televisión.

Desde un comienzo obtendrá un excelente rendimiento académico.

Con este método su hijo desarrolla excelente ortografía.

Su hijo será estimulado para desarrollar la imaginación si desde pequeño sabe leer textos.

Será más independiente para hacer las tareas.

Crecen con una buena autoestima.

Ésta es una inversión con la más alta rentabilidad.

 

Categorías: Centro de Aprendizaje

Jorge Eliécer Gómez

Investigador de la Neuropsicopedagogía, escritor y conferencista internacional.

3 commentarios

Lizbeth karina · 12 agosto, 2018 a las 8:15 am

Exelente este método.pero q me recomienda pues tengo un niño q ya esta en la 2do grado.paso ya esta etapa pero como puedo yo estimularlo y elevar su autoestima.

    Jorge Eliécer Gómez · 24 septiembre, 2018 a las 12:01 pm

    Bueno con mi programa le hemos ayudado a muchos niños que aprendieron a leer deficientemente y como trae programación Neurolingüística pues les ayuda.
    observe y hable solo de las virtudes, no tenga en cuenta los fallos. El éxito no es hacerlo bien a la primera sino persistir hasta lograrlo, si el niño recibe retroalimentación por los intentos, a él le va a gustar seguir practicando.

Erika Johanna Suárez · 16 septiembre, 2018 a las 10:08 pm

El metodo es muy innovador y general curiosidad…y como docente de preescolar.. me impacto.. pues hizo q me autoevaluara en cuanto a la pedagogia y metodologia q he usado durante muchos años!..aunque a funcionado.. requiere de mas orientacion y esfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *